Oficinas de rent a car en Marbella, Torrox, Nerja y Motril.

Las olas de calor en la Costa del Sol. Cómo las debe afrontar un turista.

calor-costa

Sin que se haya inaugurado oficialmente el verano, ya lo tenemos aquí con temperaturas que son extremas. Además, es probable que el verano se presente, sobre todo en el mes de julio realmente caluroso. Es cierto que no podemos deducir del inicio de este mes de junio como será el próximo pero estamos batiendo récords de temperaturas, así que incluso moderándose el calor es probable que tengamos un verano con los termómetros por las nubes.

Quienes aquí vivimos lo intentamos soportar lo mejor posible, pero quienes vienen de vacaciones pueden cometer errores que le cuesten algún susto, pues una insolación o la deshidratación, pueden poner en riesgo a las personas más débiles.

Qué debe de hacer un turista para protegerse de las olas de calor en su visita a la Costa del Sol

Lo primero, y muy importante, es que hay que diferenciar Andalucía de la Costa del Sol. No se parece en nada la climatología de Córdoba, una provincia limítrofe, con la que encontramos en Málaga, o con la de Jaén. Si bien es cierto que todas se encuentran en el sur de España, las provincias del interiores son más propensas a las temperaturas extremas y, por lo tanto, a las olas de calor. Sin embargo, en Málaga, o incluso en la costa de Granada, hay poco que temer al respecto. Cuando en algunas poblaciones de Córdoba o Jaén las temperaturas superan los 40 ºC, en la costa malagueña se puede tener, fácilmente, 10 ºC menos o incluso 15 ºC. Por lo tanto, no hay que alarmarse por unas temperaturas que no son las propias de la Costa del Sol.

Ahora bien, la confianza en la brisa del mar, el baño en el mar, y algunos paseos a pie, puede ser suficiente para que el sol tenga un efecto del que es muy aconsejable protegerse. Por lo tanto, el primer consejo que le daríamos es que utilice una crema de protección solar de alta graduación. El tono moreno de la piel lo irá tomando con más lentitud, pero de esa manera se protegerá de quemaduras. Preste especial atención a los paseos por el mar porque en el sol se puede concentrar en sus pies quemando su piel. Solo hace falta estar paseando de esta manera unas horas para terminar notando el efecto del sol en esa zona.

La botella de agua siempre a mano. Este es un consejo fundamental para evitar la deshidratación. Beba más agua de la habitual porque si su país de origen está más al norte de los Pirineos, incluso el moderado calor de la Costa del Sol puede hacer que se deshidrate si no bebe en abundancia. El agua es el líquido ideal, pero no se resista a tomar a diario un buen y fresco gazpacho.

La utilización de ropa fresca también será de ayuda para soportar mejor los calores extremos. Ropa. por supuesto, de manga corta, y con un tejido propio del verano. Recuerde que aquí en la Costa del Sol puede refrescar por la noche, pero en el verano esto nunca sucederá como para que necesite ropa de abrigo.

Cuando salga al exterior utilice siempre algún sombrero o una gorra. Procure evitar el sol directo en su cabeza que puede ser el más dañino.

Respete las horas de mayor calor. Páselas en el fresco del hotel, de algún restaurante o de un bar, pero no se dedique a caminar en plena tarde. Por prudencia desde las 14:00 hasta las 18:00-19:00 es mejor pasarlas junto al aire acondicionado.

En Planet Drive nos preocupamos por nuestros clientes. Sabemos que una insolación, o una deshidratación, pueden fastidiar unas vacaciones. Así que es mejor prevenir.

Si viene este verano a la Costa del Sol, no olvide revisar nuestra flota de vehículos de alquiler.